La cultura del AOVE en California (EEUU).

«California dreams»

El año pasado, tuve la oportunidad de pasar una temporada en el estado de California, en Estados Unidos. El motivo, asistir a la boda de mi gran amigo Jouseppp. Conocido desde la época universitaria, y tras buscarse la vida como profesor de español por “Medio Mundo”, encontró el amor en el “Nuevo Mundo”. Y ya se sabe lo que  “tira más que dos carretas”, así que se acabó el dar “cambayás” por diferentes países. Y encima, el flipado se casa el día de Halloween, así que todos disfrazados a la boda, novios incluidos.

Ambiente de Halloween en las calles de San Francisco

Ambiente de Halloween en las calles de San Francisco

A lo mejor te preguntas porqué se me ocurre ahora, tras más de un año, contaros mis primeros contactos con los aceites de California, y cómo se vive allí la cultura del aceite de oliva. La razón, tema logístico. Mi amigo Starky no me había pasado las fotos. “Ya cuando nos veamos te las paso…”, y hasta ahora. ¡Menos mal que los novios siguen siendo pareja, y no han roto! Jeje.

Boda en Halloween y paseos por Los Ángeles ¿aquí hay aceite?

Del viaje, podría contaros mil sitios que visité y mil anécdotas que vivimos. De la boda…pues imaginaros una boda en Halloween, y encima en Los Ángeles. Pero esto ni es un blog “de viajes”, ni de “lugares donde celebrar una boda”, sino de “cultura del aceite de oliva virgen extra”. Así que…a eso voy.

Al llegar, tenía curiosidad por ver cuál era el grado de implantación del aove en el día a día de los californianos. En Los Ángeles, primera parada, lo más parecido a ver una botella de aceite en la calle (bares, terrazas, etc…) fueron las botellas de alcohol que se bebían los “homeless” (sin techo) en la espectacular playa de “Venice Beach”. Por cierto uno de los lugares que más me impactaron del viaje por la variedad de sus “bañistas”, los cuales sustituyen las toallas por colchones guarros donde pasan la noche. Un auténtico espectáculo.

Venice Beach

Venice Beach

Mi primer aceite de California

Sé que en Los Ángeles hay alguna tienda especializada en venta de aove´s, pero por temas de tiempo, de logística, y sobre todo de no perturbar la convivencia con mis compañeros de viaje, rápidamente se anuló la propuesta. Comprensible que no les interesaba pasar 1 hora en metro para, según ellos «ver pequeños depósitos de acero inoxidable con aceite». En resumen, que pasaban de «perder el tiempo en eso».

Así que tras este intento frustrado, mi primer contacto con el aceite fue poco glamuroso. Gran centro comercial pegado a la carretera que va de Los Ángeles a San Francisco en el que paramos a comprar algo para comer, y yo me voy directamente al lineal de los aove´s para echar un vistazo. Al parecer, el vistazo fue largo, ya que mis dos amigos llegaron con cara de mosqueo diciéndome: “¡ya está bien de mirar los aceites, que queda mucho camino!”. Total, que me decidí por una botella de 250cl. para aderezar mi bocadillo. El precio, unos 10$, unos 8.50€ si no recuerdo mal. Pues vamos a catarlo, como si estuviésemos en nuestra sección…

"O Olive Oil"

«O Olive Oil»

“El Imperio Contra-Cata”.

EMPRESA: “O Olive Oil”

ZONA: Petaluma, Condado de Sonoma, California (a 62kms. al norte de la ciudad de San Francisco).

VARIEDAD: “mission” (llamada así por ser los misioneros franciscanos españoles los que introdujeron los olivos en Méjico), “ascolano”, “arbequina” y “koroneiki”. Sin filtrar.

CONTRA-CATA: Coupage de aceitunas recogidas a mano en pequeñas granjas familiares. Frutado maduro de intensidad media, no muy potente pero agradable. Con notas a manzana, y almendra. En boca, muy dulce y fresco. Amargor y picor casi imperceptible, con regusto final a fruto seco y persistencia ligera. Es lo que podríamos denominar un aceite comercial, fácil de tomar, de los que gusta a casi todos, niños incluidos, por su dulzor y suavidad.

En San Francisco…, sí hay cultura oleícola

Ya en San Francisco, aprecié una mayor relación entre la ciudadanía y todo lo relacionado con el aceite de oliva. Por ejemplo, en las terrazas se veían en las mesas de los restaurantes aceiteras con aceite y vinagre (como suele ocurrir aquí), y sobre todo que en cualquier supermercado había una gran representación de todo tipo de aceites. No solo de California, sino italianos, griegos, y algún que otro español.

"Bi-rite Supermarket" en San Francisco

«Bi-rite Supermarket» en San Francisco

Otro detalle que me llamó mucho la atención es la utilización del olivo como árbol de sombra (luego he visto que en Cataluña también se le da ese uso), en calles emblemáticas de la ciudad, como la famosísima “Lombard St.” (célebre por sus empinadas curvas), o la “Polk St.”, por donde circula la Línea 19 del tranvía, el cual desemboca en los  concurridos «Muelles de San Francisco”.

Olivos en "Lombard St."

Olivos en «Lombard St.»

Olivos junto alSan Fracisco railway-Line 19 "Polk St.", con la prisión de Alcaraz al fondo.

Olivos junto al San Fracisco railway-Line 19 «Polk St.», con la prisión de Alcaraz al fondo.

Por último os pongo una foto de uno de los supermercados que incorporan la posibilidad de probar los aceites antes de comprarlos. Con “kit de cata” incluído: tus vasitos de plástico, tus botellas de muestra de diferentes variedades, tu servilletita…, todo en un ambiente agradable y distendido, con buena música de fondo. Es decir, muy alejado del concepto de supermercados que tenemos por aquí, donde es ciencia ficción el probar los aceites, y la música de fondo es reggaetón para incitarnos a las compras compulsivas. Además, si os fijáis bien en la foto podéis ver un aceite extremeño magnífico: la manzanilla cacereña de «Vieru» (botella verde).

 

Cata improvisada en el supermercado

Cata improvisada en el supermercado

 

To be continued (continuará)

Es un pequeño esbozo de lo que fue el viaje. Me hubiera gustado visitar alguna finca, y sobre todo alguna almazara para conocer «in situ» el sistema de extracción. Pero eso será ya en el próximo viaje: para conocer el niño o niña (si lo tienen), jejeje.

Para más salidas interesantes visita la «Hora del Recreo en la Finca la Torre»