Content goes here
Mis óleo paranoias diciembre 2018

Entre el final del curso en Jaén, y la incorporación de nuevo a la bendita monotonía laboral, casi me quedo sin tiempo para ofreceros esta última ración de óleo paranoias diciembre 2018. Salud y mucho AOVE para el año que viene.

Por si éramos pocos… aparece la RAE (Real Academia Española), la cual, en la última revisión on line de su diccionario, ha colocado en la primera acepción de la definición de “aceite” como «líquido graso que se obtiene de frutos o semillas, como cacahuetes, algodón, soja, nueces, almendras, linaza, ricino o coco, y de algunos animales, como la ballena, la foca o el bacalao». La segunda acepción es la de «aceite de oliva», que se define como «aceite obtenido de las aceitunas». A estos “sabios”, se les ha olvidado que eitmológicamente “aceite” deriva del “árabe Az-zait”, que significa “jugo de aceituna”. Antes, se le daba todo el protagonismo al “aceite de oliva”, que ahora ha pasado a la segunda posición. Total, que seguimos tirando piedras sobre nuestro tejado.

¿Aceitunas blancas y alargadas como el cuerno de un elefante? Os presento a la variedad de aceituna “marfil”. Autóctona de la comarca del Montsiá en Tarragona, y también presente en Castellón, tiene la peculiaridad de su forma alargada y sobre todo el que es de color blanquecino cuando madura. Es decir, no se pone negra aunque pase el tiempo.

óleo paranoias diciembre 2018

Variedad de aceituna “marfil”

Un auténtico espectáculo la posibilidad de tener una sesión de cata de aceites australianos de gran calidad muchos de ellos, viendo fotos de canguros paseándose entre los olivos. Tal vez los excrementos de dichos animales le confieran atributos peculiares a los aceites. Aquí, los que largan caquitas a tutiplén son nuestros amigos los conejos, que se convierten casi en una plaga en nuestros olivares de campiña. La verdad es que verte los canguros entre los olivos da más glamour que los conejos, jejeje.

Gastroparanoia muy recomendable: el otro día me hice una cremita de calabaza invernal para entrar en calor, y tuve la feliz idea a la hora de servirlo, de echarle un generoso chorreón de aove de la variedad “arbequina”, muy dulce, casi sin picor ni amargor, que mezclada con la suavidad de la calabaza, convirtió un simple puré en una delicia para el paladar.

Otra recomendación: si estás bloqueado/a a la hora de hacer un regalo para estos Reyes, y quieres algo rompedor, original, sabroso y saludable, regala botellas o estuches de Aceite de Oliva Virgen Extra. Como ha hecho mi amigo Ricardo, que ha regalado lotes de aceite de máxima calidad a sus compromisos profesionales.

Me encanta llegar a un pueblo o a una ciudad, y ver preciosos olivos centenarios en las rotondas de entrada, pero es precioso también disfrutar de los olivos y su sombra en las calles de las poblaciones. De hecho, en la ciudad  de San Francisco en el estado de California, tienen esta bonita costumbre. Es una manera de ensalzar la cultura del olivo. Me consta que en Cataluña también hay zonas donde los plantan como “árboles de sombra”.

Óleo paranoias diciembre 2018

Olivos en la famosa Lombard St. de San Francisco (California)

De pequeño, cuando alguien se cortaba el pelo le decían “¡el que pela cata!” y te daban una colleja/meco/coski/cate en la cabeza o nuca. Yo ya no me corto el pelo…y sigo catando.

El otro día los alumnos/as del “curso de experto en cata” fuimos de visita a una gran almazara. Pero no fuimos solos, sino con el grupo que está haciendo el “Máster de Olivar y Aceite” de la Universidad de Jaén. Catamos un aceite muy bueno, y en el momento en el que el guía dijo que costaba 10€ el medio litro, un “carajote” del máster dijo “¡uyyy qué caro!”, poniendo cara de asombro. Sinceramente, estos casos me hunden. Si los que estamos interesados en este mundo no somos capaces de valorar y pagar un precio justo por un producto de la máxima calidad… ¿qué le vamos a pedir al resto de consumidores? Lamentable.

Una preciosa moda que poco  a poco va llegando a las almazaras que se están currando el tema del “oleoturismo”. Cuando visitas algunos de estos molinos puedes llevar a cabo todo el proceso , empezando por varear los olivos, hasta llevarte a casa, unas horas después, el aceite extraído de las aceitunas que tú mismo has recogido. ¡Un auténtico pelotazo! En el mundo del vino, a la hora de visitar una bodega, esto sería imposible hacerlo en el día, ya que el procedimiento de obtención del vino necesita tiempo. Esto resulta un importante elemento diferenciador entre la visita a una almazara y a una bodega, que aún está por explotar.

Y la última del 2018: un aove de buena calidad, nunca se te va a repetir o te va a provocar “ardor de estómago”, aunque lo tomes en cantidad y a “tragantones”… como yo. Jajaja. Por lo tanto, darle a modo de epílogo de este año la más sincera enhorabuena a todos los productores y productoras de aceite que hacen las cosas bien, y que nos hacen posible el disfrutar de este producto único.

Pues se acabó lo que se daba por este año. Más reflexiones óleo paranóicas en mis óleo paranoias noviembre 2018Como dice el tópico…¡hasta el año que viene!