Las Oleo paranoias de julio: la mejor forma de conocer aspectos curiosos del mundo del aceite de oliva. En este mes, tenemos hasta colaboraciones especiales en forma de “chistes cuarteteros” de los hermanos “Santiago”, reflexiones ilógicas, recomendaciones gastronómicas…. O sea, un buen gazpacho fresquito con su buen chorreón verdoso.

Estamos de lleno metidos en verano. En los medios de comunicación no paran de hablar sobre los cierres de camas en verano. Según un estudio estadounidense, el aove, y la dieta mediterránea ahorran dinero a la sanidad.

Vamos con el chiste cuartetero que tanto anhelaban los fieles seguidores de este género, y que es tan denostado por otros muchos. El autor es “Txemot”, gran especialista. Dice así: ¿Cuál es el lugar de veraneo preferido por un olivarero…? “Vara-dero”. Sin comentarios.

Se están poniendo de moda, para reducir la producción de plásticos, los cepillos de dientes de madera. Aconsejo que sea, si es posible de olivo, que es una de las maderas más resistentes. Por cierto, ¿y qué pasa con las pinzas o alfileres para tender la ropa? ¡Volvamos a la buena pinza de madera!

Un poco de consuelo para los sudamericanos, no solo a los miembros del grupo musical de los “Tres Sudamericanos” (homenaje de los 60), para todos, vamos. Ya que en el mundial de fútbol de Rusia les ha ido tan mal, y para que les sirva de consuelo, desde Europa admitimos y valoramos que en producción, calidad, y poco a poco también en consumo de aceite de oliva, están subiendo como la espuma. Brasil, Argentina, Uruguay, Perú… En esto sí estáis en semifinales, jeje.

Recomendación gastronómica personal. El aceite de oliva es una de las estrellas de la cocina todo el año, pero ya en verano, hasta repunta su protagonismo. Un buen aove, por lo general, destaca aún más con platos fríos como ensaladas, salmorejos, gazpachos, lo típico… Ahora vamos a variar un poco, venga, probad a añadirlo al “humus” (exquisito puré de garbanzos, de lentejas, calabaza, etc…), al “baba ganoush” (suave pasta de berenjenas), o al “tapenade” (sorprendente crema francesa de aceitunas negras de la Provenza , o de las arrugadas de Aragón, vamos, que también sale rica).

En la localidad sevillana de “La Roda de Andalucía”, se está construyendo el “Parque del Olivar”. Un nuevo centro de interpretación con una enorme plantación de olivos, que alberga más de 200 variedades de aceituna. Cuando lo inauguren, os aviso.

Segunda perlita. Colaboración estelar de Dany Santy Fernández en la página de “Dando la Vara” en facebook, en forma de comentario: “Catar aove es tan placentero como dejarle el último buchito de leche en el frigo al siguiente”. ¡Espectacular!

V de verídico. Un cementerio de Adelaida en Australia, lanza una edición especial limitada de aove con los más de 60 olivos que forman parte del jardín.

Nueva ruta gastronómica: la “Ruta del Masoca“. Degustaciones de naranjas amargas, aceitunas verdes recién cogidas del árbol, manojo de ortigas de campo, y de postre higos chumbos con piel. Recomendable a tope también como deporte de riesgo. Mejor que el “puenting”.

Y ya para concluir por este mes, un ejercicio práctico a modo de mini encuesta improvisada, como última Oleo paranoia de julio. Te propongo que digas en voz alta, escribas en un papel, o mejor en un comentario en el blog, el número de variedades de aceitunas que conozcas. Si te sirve de estímulo, hay más de 1.200 en el mundo; y en España unas 250. ¡Ah, y sé legal! No vale mirar en internet.

Pues nada gente, mucho ánimo a los que aún no han podido irse de vacaciones, y a disfrutarlas a tope a los que hayáis leído esto desde la playa, montaña, water, sofá, en rascamiento de ombligo…etc. Más pamplinas con poso en, Mis Oleo paranoias de junio.