Seguramente aún no te habrás ido de vacaciones, te quedan las últimas semanas para el merecido descanso. ¿Qué tal una cuantas “oleo paranoias de junio” para darte un poco de energía positiva en el último esfuerzo?

Según expertos investigadores, una cucharadita de AOVE al día te ayuda a alargar la vida. Entonces, ¿qué pasará con los que nos lo bebemos a tragantones? Como decía la coplilla…”¡qué pelotasso, qué pelotasso…el dineral que nos vamos a ahorrar con lo del ocaso!”.

Esta noche en sus televisores, gran velada de boxeo entre el aceite de palma y el aceite de oliva en el “Chocolate Arena“. Entradas agotadas desde hace semanas. La última hora del evento en diario de Jaén.

Desde pequeños hemos escuchado hablar como, en la época de la Hispania romana, una ardilla podía cruzar la Península Ibérica de norte a sur sin tocar el suelo. Con esta afirmación, bastante discutida en la actualidad, sí que podría hacerse un símil con el cultivo de olivar. Hoy en día, este simpático animal no tendría dificultad en cruzar, desde Cádiz hasta Galicia, de olivo en olivo sin tocar el suelo. Solo en Asturias y Cantabria, no aparece su cultivo.

Zonas con cultivo de olivar

 

Poco a poco se va innovando en este mundo oleícola, por cierto, bastante estático. Los vasos de chupito de plástico que se utilizan en muchas catas o degustaciones, han sido mejorados gracias a que, aparte de cambiar la forma, han incluido también un fondo granulado para favorecer la percepción de los aromas 

Ahora un poco de etimología: nos fijamos en el origen de la palabra “aceite“. Proviene de la palabra árabe “az-zait”, que significa “zumo de aceituna“.

Mi crítica  para algunos de los comercios de venta de aceituna de mesa a granel. A ver si algún día son capaces de exponer el producto de otra forma diferente a los típicos y cutres “barreños”  de plástico; se ven feísimos. Mi enhorabuena para los que se lo curran, que también los hay. Podrían aprender de los humildes zocos marroquíes, donde los puestos de aceitunas son un auténtico espectáculo. El producto…entra por los ojos solo con mirarlo.

Zoco de Marruecos

 

Propuesta de reflexión colectiva: ¿cómo vamos a hacer que un niño tolere, se acostumbre y le guste  el sabor más beneficioso para la salud: el amargo (lechuga, espinacas, acelgas, alcachofas, o un buen AOVE),  cuando no hacemos más que meterles el sabor dulce por todos lados (ketchup, refrescos, zumos, batidos, cereales cargados de azúcares añadidos…)?

V de verídico: ¿sabías que en el Titanic se cocinaba con aceite de oliva? En los últimos hallazgos aparece en los menús, así como en restos de cajas donde se almacenaba.

La aceituna “saltacañitas”. El otro día mi amigo Brenes me trajo un aceite de la variedad Gordal de la localidad sevillana de Lora del Río, donde trabaja actualmente. Normalmente este tipo de oliva se utiliza como aceituna de mesa. Son esas que parecen peonzas o trompos con las que jugábamos de pequeños en la calle. Yo les llamo las aceitunas “saltacañitas”, que era como le llamábamos a las peonzas o trompos de menor tamaño.

Peonza o trompo “saltacañitas” (fuente: juguetitosdeayer.blogspot.com)

Pues se acabó lo que se daba. Volveremos ya a mitad del verano, en plena canícula. Algunos de vacaciones, otros de vuelta…pero siempre rodeado de un buen aceite. Si quieres más, lee las oleo paranoias de mayo.