A continuación, y casi como despedida de la primavera, te dejamos las mejores oleo paranoias del mes de mayo. Te servirán para aprender y reflexionar sobre el mundo del aceite de oliva virgen extra de una manera simpática y distendida.

En las oleo paranoias del mes pasado hablábamos de si el olivo de donde la paloma cogió la rama estaría vivo todavía. Pues según las informaciones de Juan Vilar, consultor estratégico y experto en aceites de oliva, nos cuenta en su blog cómo en Líbano se encuentran dieciséis olivos majestuosos, llamados “las hermanas” o los “olivos de Noé”, de donde se piensa que la paloma cogió su ramita. Son considerados unos de los olivos más antiguos del mundo. ¿Leyenda o realidad?

Cuando por la noche paso por las zonas de bares de tapas, me veo las garrafas de 25 litros de aceite de girasol, maíz, o de mezcla de varias semillas, vacías junto a los contenedores de basuras, al instante me  viene el pensamiento en el que algún día nos informaran del aceite que usan para las frituras. Reivindico el que, como consumidores responsables, empecemos a preguntar en los bares y restaurantes qué aceite utilizan en las cocinas. Así el hostelero comenzará a ver que existe interés por el aceite, pudiéndolo utilizar como una forma de diferenciarse del resto, por ejemplo con un cartel en el que rece: “aquí todo se fríe con AOVE”, o informando en la carta.

El otro día me hice un pescado al horno, concretamente un pargo (Pagrus pagrus). No le eché nada de guarnición de verduras, solo un poco de aceite de oliva virgen extra de la sierra de Cádiz, concretamente de la variedad “lechín”. Cuando lo saqué, la bandeja estaba seca, y tuve la feliz idea de añadir un buen chorreón por encima, el cual adquirió una magnífica Tª. Los lomos blancos del pez con el verde del aceite…espectaculares, tanto en aroma y aspecto, como en sabor.

Resultado de imagen de Pargo

Pargo (Pagrus pagrus)

Seguramente la utilizarás todos los días, pero quizás no sepas qué es una alcuza. Pues es el recipiente o aceitera de donde te echas el aceite de uso diario (tostadas, ensalada, etc…).

Alcuza

Feria de Sevilla, del Puerto, de Jerez, de Córdoba…, pero qué sería de mayo sin una buena Feria del Olivo de Montoro. Ahí, en vez de brindar con fino o manzanilla se brinda con AOVE, y…¡sin resaca!

No me gusta la moda “sin” en las frutas: sandías sin pepitas, uvas sin pepitas… y hasta las aceitunas frescas aliñadas ¡sin hueso! Que no se pierda el “semilleo por favooo”.

Pakito, esta va dedicada a ti: mi recomendación a la hora de elegir conservas de pescados es comprarlas  “al natural” siempre que sea posible, por ejemplo con el atún. Al adquirirlas en “aceite de oliva” debes saber que, al crear una conserva, hay un proceso que es la esterilización en el que se superan los 120º C, con lo que el aceite de oliva pierde muchas de sus propiedades. Lo normal es que sea un  80-85% de refinado, y un 20-15% de virgen extra que queda “k.o.” tras el calentón. Yo lo que hago con cualquier lata (al natura, girasol, aceite de oliva…), es escurrirlo bien, reciclar el aceite para después echarlo al contenedor específico, y luego añadir AOVE.

Ya sé lo que es la “fatiga sensorial”: estar rodeado del “Top 100” de los mejores AOVE´s según la prestigiosa guía “Evooleum”. Lástima de no tener más de un paladar para poder catarlos todos. Fue un momento único.

Salón del Virgen Extra

Cada vez más empresas lanzan al mercados AOVE´s para niños. Menos picantes y amargos, pero de la máxima calidad, y con envases atractivos para ellos. Así se compensa algo el bombardeo masivo de publicidad de productos cargados de azúcar para “engancharlos”: galletas, zumos, batidos, cereales…¡todo excesivamente dulce!

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero estas no: el  zumo de naranja recién exprimido lo podemos comparar perfectamente con un AOVE. Una Fanta/Sunny Delght/Tang…lo podemos asociar al Aceite de Oliva , pero ¡ojo!, el que no lleva el apellido “virgen extra” y cuyo 80-85% es aceite refinado.

Las próximas…en verano, que esperemos que este año no venga muy fuerte. Si quieres más, lee mis oleo paranoias de abril