Mis oleo paranoias de noviembre 18

Especiales estas oleo paranoias de noviembre 18. Hace justo un año que escribí las primeras, donde tenía muchas cosas que deciros. En tono de humor o reivindicativo. Con ironía o con rabia. Ha habido de todo, y es que un año da para mucho. Como decía antes, la pequeña aceituna con la vara sigue su camino cual Quijote con su lanza, aunque la cruzada de divulgar el aceite es igual de difícil que la de éste con los molinos. Felicidades a todos. Seguimos ahí, que no es poco. Aquí las tenéis:

Que sepas que, hoy en día, en el mercado español hay aproximadamente unas 1.500 marcas diferentes de aove. Así que ya sabes lo que te queda por probar. Si aún no has empezado…¡ya estás perdiendo el tiempo!

A muchos les sonará el nombre de Moderato Columela (4 d.C.-70 d.C) solo como la calle de las tiendas, o por el nombre de un instituto de bachillerato, pero este ilustre escritor de temas agrícolas de la época romana, fue el primero que hizo mención a la aceituna de mesa en el año 54, entre otras muchas cosas. Queda pendiente para otro mes, cómo denominó las clases de aceite que consumían los romanos. Este sí que fundó el primer “COI” (Consejo Oleícola Internacional), jeje.

Como algunos ya sabéis, este otoño estoy residiendo en Jaén, donde estoy haciendo un curso relacionado con el análisis sensorial. Creía que lo había visto todo en cuanto al maltrato del aceite en las cafeterías, pero lo que he visto aquí, la “Capital Mundial del Aceite de Oliva”, ya me ha dejado “k.o.” A los propietarios de cafeterías de las “bonitas”, con un diseño fashion”, con sus panes de semillas, empleados/as de buen ver y con uniformes de hostelería top, y precios caritos en sus productos…, se les ha olvidado algo igual o más importante que todo lo anterior. Dejan las botellas de AOVE, de buena calidad y formato de vidrio, no ya solo en zonas donde les da la luz o el sol, sino ¡¡¡DESTAPADAS DURANTE TODO EL DÍA!!!  (y presupongo que por la noche también). Lo he comprobado yo mismo, y no ocurre solo ni en una ni en dos… Los tapones han desaparecido. Increíble que en cualquier lugar pase esto, pero que suceda en Jaén… ¿A alguien se le ocurriría dejar en un bar abierta todo el día una botella de vino…? Ambos productos se oxidan con el oxígeno. Lamentable.

Desde el cariño: ¿quién tiene más arte, un japones catando aceite o uno bailando flamenco? Pues el mismo que yo comiendo sushi con palillos.

Ahora una de historia: Carlos III, rey de España en el siglo XVII, se mosqueó porque el aceite que provenía de los olivos plantados en América del Sur, que habían introducido allí los españoles, eran más apreciados por estos que los propios aceites que se obtenían en España. El ataque de celos fue tal que ordenó la tala masiva de olivos. Hoy en día, según cuenta la leyenda solo queda uno en pié de aquella época, y que fue salvado gracias a la petición expresa de Doña Expectación Fuentes de Ávila. Hoy en día se le considera el olivo más viejo de Argentina. No sé porqué, pero me ha recordado a la tala masiva que creo llevaron a cabo en el Paseo del Prado de Madrid hace unos años.

Si sueles consumir aceite de girasol, que se obtiene por un proceso de refinación, o aceite de oliva ¡¡OJO!!, compuesto principalmente por ACEITE REFINADO, agárrate bien a la silla por que se obtiene por el siguiente proceso químico: DESGOMADO (caliento el aceite a 60-70 º)+NEUTRALIZACIÓN+LAVADO Y SECADO (con agua a 60-70º)+DECOLORACIÓN+DESODORIZACIÓN (con agua a 220º). Si después de hacerle todas estas perrerías a estos aceites para refinarlos aún tienes ganas de comprarlos…

Hoy me he enterado que una de las variedades más utilizadas en los últimos tiempos, la “arbosana”, es originaria de Cataluña, concretamente  a la localidad tarraconense de Arbós. Sinceramente me creía que era una variedad griega.

Es más fácil jugar a las bolas/canicas con aceitunas, que encontrarte un lineal de cualquier supermercado con aceites de oliva virgen extra que no tengan defectos. Y cuando esto ocurre, que es casi siempre, quiere decir que estamos pagando por un virgen extra, y nos están vendiendo una mier…

Hablando de supermercados, he de reconocer que me encanta observar a los consumidores cuando se ponen delante de la sección de aceites a elegir lo que van a comprar. Es todo un espectáculo comprobar el desconocimiento que sigue habiendo ante un producto tan importante y tan utilizado.

Agradecer desde aquí a los responsables del Museo de la Cultura del Olivo “Terra Oleum”, por invitar a Dando la Vara al “Foro sobre la Cultura Oleícola y el Oleoturismo”. Os propongo para este puente visitar algunas de las almazaras y alojamientos del porgrama “Oleotur Jaén”. En plena cosecha es espectacular visitarlas, conocer el olivar, y por supuesto catar sus aceites.

Y por último resaltar el magnífico día que pasamos en la “V Feria del Primer Aceite de Jaén” celebrada en Úbeda. Una alegría enorme ver cómo en cinco años hemos pasado de unas 15 marcas de cosecha temprana a 82; y también apreciar el que cada vez hay más gente joven, familias y grupos de amigos que se interesan por el placer de probar los aoves.

Si te quedaste con ganas de más, lee las oleo paranoias de octubre.