Metidos ya en plena primavera, los olivares se encuentran con su “trama” bien formada, y en algunos sitios, hasta con las flores transformadas en minúsculas aceitunitas del tamaño de la punta de un lápiz. Una época perfecta para una buena sesión de oleo paranoias.

Acabo de hablar de la “trama”, posiblemente no hayas oído esta palabra nunca, incluso si eres alérgico al polen del olivo. Pues sí, como te estarás imaginando, cuando hablamos de “trama”, en este caso no es el argumento de una novela o de una película, sino como se le denomina a la flor del olivo. Los agricultores estos días, están ciertamente bien atentos a la “trama” que portan sus olivares. Y tú si eres alérgico/a seguro que también.

Tengo ganas de escuchar a la gente en una cafetería, por ejemplo, a la hora del desayuno: “¡Qué malo está este aceite!” Muchas veces, como lo mezclamos con tomate, jamón, atún, etc…, no nos damos cuenta que nos meten aceites rancios, con excesivos defectos. Recomiendo pedir, para degustarlo solo antes de echarlo al pan, una copa, y verter una pequeña cantidad, olerlo y probarlo. Aunque nunca hayamos catado un aceite, seguro que sabrás difenciar un zumo de aceituna fresco, de uno pasado y enranciado, con sabor desagradable. Y si está defectuoso…¡a decírselo al propietario! Solo así conseguiremos que poco a poco mejoren los aceites que nos sirven, y que los hosteleros se preocupen por su calidad y conservación.

Freddy Krueger y Eduardo Manostijeras llegan a un acuerdo por la autoría de la invención del  aliño de las aceitunas “rajadas”. El histórico entente cordial entre ambos se selló con un afectuoso “apretón” de manos.

¿Aburrido de pedir siempre la misma copa? ¿Ya no sabes qué extraño potingue echarle a tu Gin-Tonic? ¿Ninguna marca de Whisky o Ron te sorprende ya? Te propongo un “Cocktail-Oleo”, un “French 75”, un “Bloody Mary de AOVE”, o un “Almuza Fresh”. Sí, la nueva moda, la más “rompedora” y “chic” del momento: los Cócteles con AOVE. Los “Barmans” aseguran que el Aceite de Oliva ofrece algo distinto: textura muy personal, un cuerpo diferente, y una persistencia mayor del sabor del cóctel en la boca. ¡Puro furor!

¿Qué es más difícil, jugar al fútbol con un balón de rugby, o a las canicas con una aceituna?

Os presento a “Xylella”, no es que sea un nombre de estos raros que le ponen actualmente a las niñas cuando nacen, ni tampoco el nombre de una playa de Castellón o de Tarragona. Su apellido es “fastidiosa”. Seguro que no va a ser la última vez que oirás hablar de ella, y hasta aquí puedo leer…, de momento.

Hay algo que me gusta casi tanto como las aceitunas, y son las habas. Estamos en plena temporada, y no me resisto a compartir con “la gente” una receta brutal que hice el otro día: “Ensalada de habas tiernas”. Sólo cuatro ingredientes: Un par de puñados de habas frescas de temporada(si no son muy gordas mejor; que no estén “granás” vamos) , un par de tomates maduros rallados, cebolleta cortada finita al gusto, sal y un generoso chorreón de un buen AOVE. El secreto está en su simpleza…”¡Pa matarse!

¿Os acordáis que una paloma le trajo a Noé una ramita de olivo a su Arca? Pues me ha dado a mi el punto de preguntarme si ese Olivo del que arrancó la susodicha la ramita, está operativo todavía. ¿No se dice que los olivos pueden ser milenarios? La verdad es que si todavía está vivo tiene que dar buenas aceitunitas, ¿eh?

Te cambio una salsa Ketchup, Perrins, de Soja, Agridulce, Barbacoa, Cocktail, Caesar, Yogurt, etc…, por un Aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad Picual, o Arbequina, o Arbosano, u Hojiblanca, o aromatizado con ajo, o con romero, o con tomillo, o con guindilla, etc… Moraleja: ¿te has dado cuenta YA que las mejores salsas y las más sanas son los AOVE´s en cualquiera de sus variantes? Cada variedad te ofrece un mundo diferente de sabor con el que acompañar a tus platos. Salsas DE VERDAD.

Y ya para acabar una reflexión que quiero compartir: dicen que el aceite engorda… Pues sí, pero menos que el sofá, la tele o el coche para  ir “de aquí a la esquina”. Así que: siéntate menos en el sofá, ve menos la tele y anda un poco más, y así ya te podrás beber el aceite que quieras…¡a tragantones! Como yo.

Espero que esta retaíla de paranoias, reflexiones e información os haya hecho pasar unos minutos agradables. Y ya sabéis, hay que ¡Dar la Vara! Para otra ración “bien despachá” aquí tienes las oleo paranoias de marzo