¡Acaba de llegar la primera cosecha del año! Calentita, calentita.

 

18 aceites probados en un día y estómago perfecto, ninguna secuela o anomalía. Tostada con paté “Louriño” para desayunar, y se me estuvo repitiendo el puñetero paté durante toda la mañana. 

Moraleja 1: Ponte aceite en la tostada para desayunar.

Moraleja 2: ¿En qué se parece el paté Louriño con un Guardia Civil? Pues que los dos te hacen soplar.

La modita ahora es que todo lleve aceite de oliva: patatas, conservas, tortas, polvorones, picos…¡Perfecto! pero ninguno te especifica el tipo o calidad de aceite que le echan.

Los muebles de madera de olivo son unos de los más resistentes y bellos que existen en el mercado. En localidades como Castro del Río (Córdoba), puedes encontrar artesanos que hacen auténticas maravillas.

Y yo me pregunto: ¿de dónde sacaban el aceite que tiraban desde las almenas de los castillos de Centro Europa, en las guerras de la Edad Media, y que hoy en día reproducen las películas? Que yo sepa en el Reino Unido, pocos olivos se ven, jeje.

“V” de verídico: Hay un empresario en Granada que se está forrando con su aceite. Dice que lo obtiene de los olivos donde lloró “Boabdil”. ¡Eso es tener visión comercial!

Si te quejas de que hay muchas tiendas de chinos en tu barrio, prepárate para que dentro de poco te vendan allí su aceite. En China, están plantando 2000 hectáreas de olivar al año. Aceite “amalillo”, por supuesto.

En todo el mundo, hay 179 países donde se consume aceite de oliva. De estos, 56 son países productores.

Que levante la mano y tire la primera piedra el que leyendo los ingredientes de una receta pensaba que AOVE era una salsa asiática, una variedad de lechuga de Madagascar, o no tenía ni idea de cuál era ese ingrediente.

P.D. Si lees este blog, sabrás que “AOVE” es la abreviatura de “Aceite de Oliva Virgen Extra”.

Desgraciadamente el aceite que nos ponen en los 95% bares para desayunar, para aliñar una ensalada, para freir, o para lo que sea, no vale ni para engrasar el motor de un 600. Y lo que es peor, nosotros ni nos enteramos ni nos queremos enterar.

Y para acabar este mes…¡Acertijo!

¿En qué se parece un semáforo y una aceituna?

La respuesta la encontrarás en nuestras oleoparanoias de febrero. Mándanos tu comentario con tu posible respuesta, y si lo aciertas te nombraremos como el ¡listillo repelente del blog!

Si te has quedado con ganas de más puedes leer las oleoparanoias de diciembre