Cumplimos los primeros tres meses de vida del oleoblog más divertido. Qué mejor manera de celebrarlo que con un poco de anécdotas, datos curiosos y mucho “humor paranóico”.

 

Empezamos las Oleoparanoias del mes con una anécdota que me ha contado mi compañero de trabajo Tomás. Gran personaje nacido en la Subbética cordobesa que se ha curtido en el campo desde pequeño. El susodicho tras traerle a una compañera un par de garrafas de aceite de Carcabuey (Córdoba), nos contó, para ilustrar los beneficios del AOVE, que antiguamente montones de perros y otros muchos animales caían envenenados tras comer carne y restos infectados de veneno. Para salvarlos, cogían al bicho, le habrían la boca aunque este estuviera ya moribundo, y empezaban a echarle aceite de oliva hasta que devolvía todo el veneno ingerido. Pues sí, otro beneficio de nuestro ORO LÍQUIDO.

P.D.: La de águilas imperiales, alimoches y buitres negros que habría salvado “Felix Rodríguez de la Fuente” si lo llega a saber, ¿eh?

Hablando de ORO LÍQUIDO: ¿sabéis quién tiene el copyright, o quién fue la primera persona a la que se le ocurrió llamar así al Aceite de Oliva Virgen? Pues fue “Homero”, el poeta griego del siglo VIII a.C. autor de “La Odisea” y la “Ilíada”, escritos en los que ya denomina al Aceite de Oliva como “Oro líquido”. Tambien hizo abundantes referencias al olivo y al acebuche (Odisea, canto V). Si “Homero” se diese hoy en día un paseíto por internet, se forraba pidiendo derechos de autor a todos los que nos hemos apropiado de su ingeniosa frase. ¡De crack!

Después de estos dos tochos, una cortita; habla con propiedad: si hueles el aceite y te da olor a fruta, NUNCA DIGAS QUE ESTA AFRUTADO, sino que tiene FRUTADO (verde o maduro). El término AFRUTADO,  se emplea en el mundo del vino, pero no en el aceite. Catetada pisha…jejeje.

“V de Verídico”: está en marcha una “campaña callejera y anónima” donde se están repartiendo unas pegatinas en las que se puede leer: “NO A LAS ACEITERAS RELLENABLES”, para concienciar a los hosteleros que está prohibido por ley rellenar las aceiteras de los bares. Deben utilizarse siempre botellas irrellenables, es decir, cuando se acaban…, a la basura. El puntazo de las pegatinas es que, por lo visto, cuando las pegas sobre cualquier superficie, pierdes las uñas de los dedos para quitarlas.

Ahora una de “guerra” de banderas pero sin hablar del “procés”: una recomendación culinaria para los andaluces el 28 de febrero “Día de Andalucía”; sencilla pero rompedora: compra un yogur griego natural, ábrelo y vierte un chorreón de AOVE (aceite de oliva virgen extra) encima. Si usas un buen aceite de cosecha temprana (si es posible la variedad “Arbequina”, que le va perfecto), normalmente con un color verde intenso, podrás formar un par de rayitas verdes entre el blanco del yogur, por lo que parecerá la bandera de Andalucía. Aparte de ser un postre que sorprenderá a tus comensales por su fácil elaboración, belleza y originalidad, el sabor de la mezcla ácida del yogur con el dulzor del aceite de la variedad arbequina te deleitará.

Para los extremeños: el 8 de septiembre “Día de Extremadura”. Para formar la bandera extremeña, rayita de aceite verde para dibujar la franja verde, hueco blanco del yogur en medio, y rayita de chocolate fundido amargo para la franja negra. El aceite con el chocolate amargo es como dice mi amigo Dani…”bíblico” y “catedralicio”, o como digo yo…¡orgásmico! Por cierto, ¿qué era eso?

Para los vascos (los vascos son vascos de Euskádiz, y en Kádiz no hay “Bascos” para construir….) el 25 de octubre “Día de Euskadi”.  Cruz verde con el aceite sobre el yogur, y las esquinitas rojas las hacemos con trocitos de fresa. Mezcla brutalmente deliciosa. Por cierto, la Ikurriña me parece preciosa, muy bonita y estética. Es cuestión de gustos.

Para los riojanos: el 9 de junio “Día de La Rioja”. Para la franja roja pegaría un chorreón de vino tinto, pero ya va a ser mucha tela, aunque si alguien le echa valor…que nos diga si está bueno. Mejor unas tiras de manzana  roja (“fuji”, “red delicius” o “royal gala”) sin pelar; luego franja blanca del yogur, franja verde con el aceite, franja amarilla con….¡ups!, ¡cáspita!, ¡recórcholis! difícil…, déjame que piense…¡ya está! un trocito de piña, uuummm. O si no una ciruelita.

Se acabó, ya no hay más banderas que tienen verde, menos mal. Los que lean esto y sean de otra comunidad, que soliciten en change.org el cambio de su estandarte para que incluya el verde, y así le hacemos su banderita en el yogur.

¡Ojú que oleoparanoias!

Lo tengo que decir: la semana pasada estuve en un curso de sumiller de AOVE en el prestigioso “Basque Culinary Center” de San Sebastián. Todo muy bonito, muy bien montado, mucho postureo…, pero a la hora del desayuno nos ponen una botella de aceite de lo más malo del mercado (no quiero decir la marca, pero todos la conocéis), y encima sin tapón. Mis compañeros y yo alucinamos. Y no un solo día, nos lo pusieron en los tres desayunos. “En casa del herrero…”

Cuando era pequeño, y aun no sabía lo que era un conservante o un estabilizante, me bebía el caldo de las aceitunas rellenas de anchoa. Luego, cuando iba al baño me olía el pis a “La Española”.

Qué coraje me da cuando oigo a la gente relacionar el color del aceite con la calidad: “¡uy, mira esa botella, qué verde, tiene que estar riquísimo…!”. Para que os vayáis enterando poquito a poco todos/as: EL COLOR VERDE EN EL ACEITE SOLO ES SINTOMA DE RECOLECCION TEMPRANA DE LA ACEITUNA, PERO NO DE CALIDAD. Un aceite, por ser verde, no quiere decir que sea bueno, sino que la aceituna de la cual se ha obtenido se ha recolectado en una fase temprana, en verde.

Juego de palabras o doble sentido. La mayoría de vosotros, cuando oís la palabra “COI”, pensáis en los “bit-cois”, ¿no?  No, ahora en serio, normalmente “COI” hace referencia a las siglas del “Comité Olímpico Internacional”, pero en el mundo del Aceite de Oliva, en el cual tu ya empiezas a ser un experto, se refiere al “Consejo Oleícola Internacional”, y es el organismo más importante en el sector del aceite de oliva y la aceituna de mesa. Si te interesa, aquí tienes el enlace .

Y ya para acabar no se me olvida la respuesta del acertijo del mes pasado. Te la recuerdo:

“En qué se parece una aceituna a un semáforo?

Pues el que más se ha acercado en la respuesta ha sido Guillermo, que ha respondido:

“En su color cambiante”.

Efectivamente, se refiere a su color cambiante, pero debería haber especificado más en la respuesta. Los tres colores del semáforo los podemos equiparar al color cambiante de la aceituna en su proceso de maduración: verde o cosecha temprana, ámbar o aceituna en “envero” (es decir, ni verde ni negra, sino morado-verdosa) y rojo con aceituna oscura, madura.

Gracias por participar, y declaramos a Guillermo el “lector listillo repelente del blog”. ¡Enhorabuena! y a disfrutar de nuestra invitación para dos personas a un magnífico desayuno “continental” en la famosísima “Venta El Nabo” en Villanueva del Migajón.

 

Si te quedaste con ganas de más Oleoparanoias visita Mis Oleoparanoias de enero