Mis primeras Oleo paranoias.

 

-Esta es la primera de muchas Oleo paranoias de “Dando la Vara”-Oleo Blog Divertido: los “guiris” apadrinan nuestros olivos y nosotros freímos con girasol.

-¿Alguien ha visto alguna vez la anchoa de una aceituna con anchoas?

-Darth Vader, el malo de “Star Wars”, “nariz de oro” en un prestigioso concurso de cata de Aceite de Oliva Virgen Extra. Según se comentaba en los mentideros, el susodicho tenía una nariz “diferente”.

-Las aceiteras de los bares andaluces se manifiestan por una “sombra digna” en su jornada laboral matutina. Dicen que cuatro horas al sol sobre una mesa es nocivo para la salud.

-Yo de pequeño me bebía el caldo de las latas de aceitunas, y mi tío el de los espárragos.

-Las aceitunas de mi pueblo tienen celos del melocotón: a ellas les dan palos y al melocotón mimitos. Ellas se preguntan: ”¿qué he hecho yo para merecer este castigo?”

Su madre lo pilla masturbándose con la etiqueta donde sale la morena del aceite “de toda la vida”. Moraleja: Padres, no castigad a los hijos sin internet.

-El consumo de AOVE no deja resaca, pese a que en casi todos los bares también te meten garrafón.

-Verídico: bar en un pueblo de la campiña de Sevilla (NO CITO EL NOMBRE): el dueño vende garrafas de 5 litros de AOVE que están expuestas en la barra. Le compro una, pero le comento que me la saque del almacén. El dueño me dice: “Coge esta que está fuera, que la luz mejora el aceite. Pistas: ocurrió en el bar de la Estación de Autobuses de la localidad, cuyo nombre deriva del árabe. Premio para el que acierte el nombre del pueblo.

-En los chinos hay de todo…menos copas de cata de aceite (de las azulitas).

¿Te han gustado?

Si te has quedado con ganas de más curiosidades y reflexiones ilógicas, no dejes de leer las Oleo paranoias de diciembre.