0 Productos - 0,00
0
  • CARRITO VACÍO
Aceite de Oliva Virgen Extra: ni lo has probado, ni lo conoces (III).

Aceite de Oliva Virgen Extra: ni lo has probado, ni lo conoces (III).

Por fin llegó la última carta de la «Trilogía«. Cuando la leas, ya serás un «casi experto» y tendrás mucha más información a la hora de elegir y consumir Aceite de Oliva Virgen Extra.  Recuerda que lo que vas a leer a continuación son las respuestas a tus comentarios sobre el aove, que quedan reflejados en la primera carta de la trilogía. Si no has leído alguno de los otros dos episodios, aquí los tienes: «Carta I» y «Carta II».

9- Tú, que nunca te has parado a echar un poco de tu aceite en una copa o vaso, olerlo, y probar un pequeño buche, para saber cómo huele y cómo sabe realmente lo que compras.

9- Yo te respondo…, Es una máxima entre mis clientes cuando adquieren un AOVE, dejarles bien claro que al abrir una botella deben olerlo y probarlo en boca antes de echarlo a alguna comida. Aunque no se tenga ni idea de cata, esta forma de proceder nos va a dar gran cantidad de información.

  • Descubriremos si tiene un olor fresco, a hierba, tomate, fruto seco, plátano…, o si no nos da estos matices de zumo recién exprimido, que hacen que tengamos ganas de probarlo en boca.
  • Por otro lado, puede que nos dé olor a «aceitón«, a «´máquina» a pintura o barniz, a pasado o muy maduro, a vinagre o vino, a tierra…, y entonces pensaremos… ¡uff, qué desagradable beber un sorbo de este aceite! Pero debemos hacerlo para compararlo con el descrito anteriormente. Este será nuestro primer gran aprendizaje en la cata. Discernir entre algo «fresco», «un apetecible zumo de aceituna», y algo que «nos tira para atrás».

El problema es que nunca hacemos esto. Si lo hacéis al abrir cualquier aceite, aprenderéis un montón, y comenzaréis a apreciar las diferencias en calidad entre unos y otros. Estas os van a sorprender, ya que «a pelo», no quedan enmascaradas como cuando se lo echamos a la comida.

10- Tú, que nunca proteges tu envase de la luz, y lo dejas en cualquier lado.

10- Yo te respondo… ¿Recuerdas los «Tamagotchis»? Sí, aquellas mascotas virtuales que causaron sensación hace años? Había que encargarse un poco de ellas: cuidarlas, alimentarlas, darles cariño, sacarlas de paseo… Pues el AOVE, al ser también «algo con vida» y que va evolucionando con el tiempo, necesita sus cuidados. Principalmente hay que protegerlos de estos tres malvados personajes:

  • Luz
  • Oxígeno
  • Temperatura elevada

De ahí que el envase que elijamos (para mi los mejores: en 500 ml. la botella de vidrio opaca, y en gran formato, el «Bag in Box), y dónde lo coloquemos en nuestra cocina o alacena, serán fundamentales para que el aceite se degrade lo más lentamente posible. Sí, al revés que al vino, el tiempo le hace daño.

11- Tú, que vas a un bar o restaurante y nunca te has preocupado por saber con qué tipo de aceite te están haciendo los fritos o cualquier elaboración.

11- Yo te respondo… Muchas veces, cuando vamos a un bar o restaurante, nos preocupamos por muchos aspectos, tanto de la limpieza, el servicio, la calidad de la comida…, pero ¿alguna vez habéis preguntado al camarero qué tipo de grasa vegetal es la que utilizan? Pescado frito, patatas, rebozados, empanados, guisos, ensaladas, aliños…, todo con aceite, pero no tenemos ni idea de los que «no meten».

Mi recomendación: ¡¡debemos preguntarlo!! Si los encargados ven que el cliente se preocupa por saber qué aceite se utiliza en su cocina, éste mejorará la calidad, y nosotros saldremos beneficiados.

12- Tú, que te pides una tostada para desayunar, con su buen jamón, o su aguacate, o su jamón york, y te gusta que estén frescos y con buen aspecto, pero luego te da igual, y ni te fijas, cuando te ponen para acompañar a estos manjares un aceite «de motor».

12- Yo te respondo… Pues este, va relacionado con el punto anterior. Debemos exigir que el aceite del desayuno se de calidad. Debemos hacer que el propietario no siempre elija el aceite más barato y de peor calidad para obtener margen de beneficios.

De qué sirve pedir jamón o aguacate, cuando después te ponen un aceite rancio, con la botella abierta desde hace seis días, pringosa y transparente, o ahora una «mono dosis» que podría servir para quitarle el oxido a los tornillos. Reclamemos y pidamos aceites dignos (al menos) en los desayunos de los bares, y no lo peor del mercado para sacar margen. O al menos que nos den la opción de elegir uno mejor aunque paguemos un «pelín» más, lo mismo que elegimos con o sin jamón, y nos cobran diferente.

13- Tú, que lees y relees el prospecto de una medicina que tomas puntualmente, pero que nunca te has preocupado por conocer las propiedades saludables que te aporta un alimento que consumes todos los días.

13- Yo te respondo…, El Aceite de Oliva Virgen Extra, aparte de por sus aromas y sabor inigualables, por lo que verdaderamente destaca es por la enorme cantidad y calidad de componentes beneficiosos (ácidos grasos saludables y antioxidantes principalmente) que posee para nuestro organismo. Su consumo, de manera habitual, nos protege de enfermedades y dolencias de todo tipo.

Como ejemplo, la reducción de un 30% de padecer enfermedades cardiovasculares, protección ante problemas de arteriosclerosis, colesterol, hipertensión, algunos tipos de cáncer, aumenta la respuesta inmunitaria, etc.

14- Tú, que cuando llega la hora de hacer un regalo comentas «no sé qué regalarle porque tiene de todo», y no eres capaz de regalar un AOVE de calidad, porque tal vez ni sabes que existen. Pero sí conoces la Ginebra, el Whisky, el vino, la cerveza…, pero el AOVE, NO.

14- Yo te respondo…, Muchas veces, el pensar qué regalar a alguien a quién apreciamos resulta complicado. Desde «Dando la Vara» te animamos a optar por regalar AOVEs «Premium» de máxima calidad. Ya no solo el contenido, sino los diferentes formatos que hay hoy en día en el mercado, hacen que sea una magnífica opción. Original, sana, atractiva, y sobre todo cargada de salud. Quedarás fenomenal.

15- Y finalmente… Tú, que dices que pasas de gastarte 10 euros en un AOVE de máxima calidad, que eso es muy caro, pero que luego te gastas ese dinero en una copa, en una botella de vino, en unas cuantas cervezas o en dos paquetes de tabaco.

15- Yo te respondo…, Te aseguro que cuando descubras los verdaderos zumos de aceituna, los disfrutes, y veas como una simple tostada, o una simple pechuga de pollo a la plancha, o una naranja vean realzado y mejorado su sabor, y que encima estés optando por un alimento que es el «estandarte» de la dieta más saludable que hay, «la Dieta Mediterránea», no volverás a poner en duda el gastarte ese dinero por un buen aceite. Ya si lo comparamos con el gasto y lo que aportan: las copas, el tabaco, el café, los refrescos, la cerveza, los alimentos precocinados, la comida rápida/basura, etc… pues no hay color.

Pues ¡¡¡se acabó la «Trilogía»!!! Espero que, tras estos tres «capítulos», la visión y el conocimiento que tenías antes del «Aceite de Oliva Virgen Extra» haya cambiado para siempre, y que ahora sí, sin lugar a dudas: «Conozcas y hayas probado el AOVE»

Gracias, y seguimos divulgado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NOTICIAS RELACIONADAS